Aromaterapia

 

 

El Poder de los Aromas y Aceites Esenciales

La aromaterapia es una de las ramas más importantes de la medicina alternativa, que combina la acción de aceites esenciales olorosos junto con el masaje.
La aromaterapia, del griego "aroma", aroma y "therapeia", atención, curación, es una de las terapias alternativas más finas, agradables y populares.

Historia

El uso medicinal de esencias aromáticas extraídas de flores y plantas es una práctica milenaria. Muchos pueblos primitivos utilizaban plantas, flores y maderas quemadas en sus ritos y ceremonias religiosas. Desde China y la India hasta Egipto, donde hace más de 5.000 años usaban los aceites esenciales de las plantas como medicamentos, ungüentos, perfumes, cosméticos y hasta para la conservación de cuerpos inertes para su «viaje eterno».

Introducción a la Aromaterapia

A lo largo de la historia, se han utilizado aromas por sus propiedades curativas, depurativas y conservantes, apreciándose sobre todo por el enorme placer que generan. Estos aromas constituyen un regalo de la naturaleza para mente, cuerpo y espíritu.
En el antiguo Egipto, los aceites vegetales se utilizaban para calmar los dolores. Los Griegos y Romanos los usaban en el agua del baño o en masajes aromáticos para mejorar su bienestar. De allí nace la aromaterapia cuyos beneficios hoy están científicamente demostrados.

Un fabuloso poder

Basada sobre el extraordinario poder de los aceites esenciales, esta ciencia aporta al cuerpo y al espíritu, un bienestar absoluto. Los aceites esenciales se extraen de las hojas, flores, raíces o semillas de plantas aromáticas y son auténticos concentrados de energía vital. Penetran a través de los poros de la piel y liberan todos sus beneficios al conjunto del sistema sensorial. Gracias a las propiedades curativas de los aceites y esencias naturales, la aromaterapia puede aliviar y mejorar trastornos tanto físicos como emocionales.

Magia secreta de la alquimia

Intensamente activas, aromáticas y volátiles, las moléculas de los aceites esenciales penetran en la epidermis muy rápidamente mediante aplicación o por inhalación. Liberan sus beneficios en todo el organismo hasta llegar a las terminaciones nerviosas, actuando tanto sobre el cuerpo como sobre la mente.

Perfecta asociación

En la aromaterapia, las esencias no se emplean en estado puro, sino que se mezclan en proporciones determinadas con aceites, como el de almendras o de yoyoba. Las formas de aplicación de la aromaterapia son muy diversas. Cada aceite esencial tiene sus propiedades. Sabiamente combinados y dosificados, actúan en sinergia para aportar más beneficios.

Los aceites esenciales

Son la esencia aromática extraída de las plantas mediante diversas técnicas. Se emplean en masajes, inhalaciones o se mezcla en el agua del baño. En función de cada planta o fruto, poseen diferentes acciones beneficiosas para el organismo. Se utilizan en cosmética como regenerantes, tonificantes o relajantes.
La pureza de un aceite esencial depende tanto de su origen como de su método de extracción. Elaborado a partir de la parte aromática de una planta, el aceite esencial es el resultado de su destilación con vapor de agua. Este método es el más natural y puro ya que no implica producto solvente ni diluente.
Una misma planta puede producir diferentes aceites esenciales, como por ejemplo el naranjo. Sus flores producen el aceite de Neroli, obtenido por destilación al vapor de agua de las flores del naranjo amargo. Sus hojas, el aceite esencial de Petit Grain, que se obtiene por destilación al vapor de agua de las hojas y ramitas del naranjo amargo. Y la corteza del fruto, el aceite esencial de naranja, cada uno con sus propias características.
Los tratamientos cosméticos incluyen cada vez con mayor frecuencia, aceites esenciales en su composición, debido a los innumerables beneficios que aportan. De ahí que en la Antigüedad, fueran conocidos como la quinta esencia de las plantas. Incluso los alquimistas los utilizaban en sus preparados medicinales.

Ver Aceites Esenciales

Modos de aplicación

•• En el baño: Permiten, además de las sensaciones olfativas, el paso de las esencias al organismo a través de la piel, lo que también se consigue mediante los vapores de agua de los baños turcos, por ejemplo. Incluso existe la posibilidad de realizar baños de pies, que van muy bien para dolencias específicas de los mismos.
•• Masajes: Un efecto similar tienen los aceites aplicados mediante masajes estimulantes por todo el cuerpo.
•• Inhaladas en el ambiente: En este caso, las esencias se disuelven en agua o en alcohol y luego se calientan.

Propiedades de los aceites esenciales

La Aromaterapia Cosmética utiliza los aceites esenciales naturales para la belleza y el cuidado del cuerpo, la piel y el cabello, ayudando a mejorar nuestra apariencia exterior.

•• Aceite de Aguacate: Nutritivo y emoliente, mejora la elasticidad de la piel. Bueno para pieles sensibles, secas, deshidratadas, deslustradas y castigadas por agentes externos. Lubrica, hidrata y nutre en profundidad la piel, rejuveneciéndola.
•• El aceite esencial de Albahaca: De olor dulce es usado tradicionalmente para la depresión, los dolores de cabeza y para problemas respiratorios. Descongestiona las vías respiratorias, tonifica el intelecto, regula el sistema nervioso y calma el estrés.
•• Albaricoque: Procedente de los huesos del albaricoque, este aceite resulta especialmente eficaz para lograr una óptima regeneración de la epidermis. Es un complemento habitual en los tratamientos destinados a combatir las estrías y rejuvenecer todos los tipos de piel.
•• Almendra dulce: Extraído de los granos del almendro, está reconocido por su acción hidratante, apaciguante y suavizante. De ahí que se encuentre con frecuencia en productos cosméticos elaborados para aliviar las pieles irritadas, secas y con grietas y en numerosas fórmulas hidratantes.
•• El árbol de té es una de las esencias más conocidas y utilizadas dentro del mundo de la Aromaterapia. Posee un triple efecto antiséptico ya que actúa contra bacterias, hongos y virus. Además es cicatrizante, antiinflamatorio, desodorante, expectorante y balsámico.
•• Argán: Este aceite de argán virgen, obtenido por primera presión en frío del fruto del argán, disfruta de una reputación ólidamente anclada en las tradiciones. En el Siglo X, los Fenicios ya la presentaban como un precioso ungüento de belleza. Particularmente utilizado en las regiones predesérticas marroquíes, contribuye a neutralizar los radicales libres por sus componentes naturalmente antioxidantes, protege y revitaliza la epidermis.
•• Berenjena Exótica: Contribuye a perfumar delicadamente la piel.
•• Bergamota: Esta variedad de lima muy aromática, cuya esencia se emplea en perfumería, posee propiedades refrescantes y relajantes, especialmente indicadas para aliviar los estados nerviosos. Ayuda a mejorar el estrés, la depresión y la fatiga. Se emplea sobre todo, en productos para el baño, aceites de masaje, aceites relajantes, evaporadores y fragancias.
•• Cedro: Suele incluirse en productos destinados tanto a tratar el cuero cabelludo seco, como en los indicados para equilibrar los cabellos grasos en su punto idóneo. Es frecuente hallarlo en champús, acondicionadores y demás gamas de artículos capilares con tratamientos específicos.
•• Geranio: Debido a sus propiedades astringentes y su acción estimulante, se utiliza en productos formulados para el cuidado de la piel, el baño y masajes. El aceite esencial de geranio es uno de los ingredientes empleados en los tratamientos cosméticos, debido a sus eficaces resultados.
•• Aceite de Gérmen de trigo: Previene los síntomas de envejecimiento prematuro, la formación de arrugas y estrías por sus propiedades antioxidantes. Suaviza la piel, hidratándola y ándole mayor elasticidad. Calma irritaciones. Nutre y da vigor al cabello. Excelente contra la caspa.
•• Aceite de jazmín: Tiene un aroma dulce agradable y es usado como relajante "afrodisiaco", como tonificante y para las torceduras.
•• Jojoba: El aceite de jojoba destaca principalmente por sus propiedades calmantes, suavizantes, humectantes y curativas. Ayuda a combatir los problemas comunes del cabello y el cuero cabelludo. Se halla igualmente en los productos elaborados para proteger la piel de la deshidratación y las estrías, así como en los destinados a aliviar toda clase de rojeces e irritaciones. Sus acciones resultan idóneas para todos los tipos de piel. La aplicación diaria de jojoba suaviza la piel, aumenta su elasticidad y firmeza y facilita los procesos de regeneración celular de la piel.
•• La lavanda reequilibra, purifica, regenera y favorece la cicatrización de la piel.
•• Aceite de Macadamia: Es un fabuloso aceite protector y regenerador de la piel, especialmente recomendado para pieles avejentadas. Se utiliza como curativo para cicatrices, quemaduras, heridas y otras irritaciones de la piel. Penetra rápidamente.
•• Aceite de Nuez: Tiene excelentes propiedades humectantes antivejez, regenerativas y tonificantes para la piel. Se usa como antiarrugas alrededor de los ojos, como aceite para masajes.
•• Pepitas de Uva: Recomendado por sus captadores de hidratación y su contribución al mantenimiento de la película lipídica protectora de las pieles maduras, frágiles o muy sensibles. El aceite de pepitas de uva es apreciado también por su papel emoliente. Contribuye a magnificar el tono de la piel.
•• Petit Grain: Su utilización se remonta a la Antigüedad, los Griegos lo emplearon en aromaterapia por sus virtudes antisépticas y en fitoterapia por su acción calmante. En cosmetología, se utiliza por su perfume y sus propiedades revitalizantes. Es regenerante y relajante.
•• Pomelo: Ligeramente astringente y dinamizante, participa al efecto tónico.
•• Rosa Mosquetá: Altamente estructurante gracias a sus ácidos grasos esenciales, contribuye a la cohesión y la elasticidad de la piel, a la vez que atenúa visiblemente las imperfecciones y las marcas del tiempo. El aceite de Rosa Mosquetá es reputado por revitalizar las pieles fatigadas, delicadas o estropeadas. Mejora la textura y restaura la humedad natural de la piel. Es igualmente idóneo para el cuero cabelludo seco y cabellos dañados.
•• Aceite de Sándalo: Aceite con olor a madera, usado como relajante en meditación y para las pieles secas.
•• Ylang Ylang: Preciosa esencia exótica, particularmente conocida por despertar y tonificar los sentidos. Relaja, suaviza, tonifica la piel y regenera las células.
•• Aceite de Zanahoria: Para piel arrugada, seca y agrietada, estimula la formación de células jóvenes de la piel. Reconstituyente de los cabellos frágiles, quebradizos y sin vida. Acelera el bronceado de la piel.

Una esencia para cada caso

Existe un gran número de esencias con propiedades distintas:
• Para equilibrar la mente: Albahaca, romero, rosa y jazmín.
• Para hidratar el cuerpo: Rosa, jazmín, lavanda y sándalo.
• Para reanimar el espíritu: Incienso, olíbano y enebro.
• Para tonificar: Jenjibre, cilantro, pimienta negra, romero, menta y albahaca.
• Para refrescar: Lima, limón, pomelo, bergamota, pino y ciprés.
• Para revitalizar cabello y cutis: Limó, pomelo y ciprés.
• Para levantar el ánimo: Salvia, naranja, melisa y geranio.
• Para calmar y fortalecer: Lavanda, manzanilla, neroli y mejorana.
• Para tener un sueño reparador: Manzanilla y mejorana.
• Para purificar: Té, eucalipto, enebro e hinojo.
• Para reconfortar: Nuez moscada, clavo y canela.
• Para aumentar la sensualidad: Rosa, jazmín, neroli e ylang-ylang.
• Antéptica y para mejorar los problemas de respiración: el tomillo y el eucalipto.
• Energizantes físicos y mentales: el romero y el tomillo.
• Estimulantes: el lemongrass, el limón y la menta.
• Relajantes: la lavanda y la salvia.
• Contra las migrañas: la albahaca.
• Contra el reuma: el jengibre.

 

Ver también Aceites Esenciales